Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

ESTO

Imagen
Ustedes no ven esto:

Abstracto dibujo de sombras en tinta blanca, delicuescentes, engañosas.

Electrónicas como han sido últimamente.

Ustedes cambian de andén, de domicilio.

Cambian de canal y de automóvil.

Pero no ven esto. Esto que es pasajero, y es un ruido

de muchos mundos en caída al límite de un recuerdo.

No es más que esto,

que se acomoda a todas las efímeras figuras que se mezclan

cual sinalefas entre porosos hiatos.

Esto que es como aquel poema electrónico de Varese.

Lo citaría íntegro, sabiendo de antemano lo inútil que es aferrrarse

a un seguimiento ininterrumpido de melodía y huella.

Huella en los labios, más que arena en un beso de chopán nocturno.



Ya se irá viendo si esto continúa

en una palma de mano que se atora, cansada por tanta ausencia

de sueños, y de aquello que se niega a parecer definitorio.





Calurosa tarde

Imagen
Habladraba el perro 
bajo un sol que había enloquecido a los niños.
Éstos no dejaban de tirarle aguacates podridos 
y limones inmaduros, y el pastor alemán habladraba 
contra tanta guerra de niños alebrestados.
Minutos que parecieron horas 
de estruendos en ventanas y puertas,
Hasta que salió el viejo, el dueño del animal, 
enloquecido por tanto calor y por tantas bombas de niños 
contra la maltratada fachada, 
pero sobre todo contra el cuerpo del perro,
Que no dejaba de habladrar ensordeciendo 
a todos, a todos los que pronto reconocerían 
Que había una guerra de espanto infernal.
Y el viejo volvió a salir, 
cuando supo que los niños no habían dejado de disparar 
contra su can,
Salió con su escopeta de copitas, 
y disparó contra todos ellos, 
Como si de soldaditos de plomo se tratara 
en la carpa de una feria,
y el perro habladraba, 
con la rabia escurriendo de sus fauces negras.
Habladraba, 
habladraba, 
habladraba...

? ? ?_______: : :

Imagen
Era un animal enorme y lleno de bichos. Enfermo. Ni las tantas vacunas ni toda la gran cantidad de drogas pudieron alejarlo de todo el sufrimiento. Murió encogido por tanto dolor. Sin nadie para conservar su memoria. Fue el último ejemplar en su especie.