Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Sin yo

Imagen
La rabia lo hizo tartamudo. Desde entonces, justicia sería una palabra difícil de ser pronunciada en su boca.
La rabia lo llevó a saltar sobre techos de carros, mientras los conductores esperaban el verde del semáforo y no sabían cuándo había iniciado la tormenta.
Se retiró de las mesas en que se había acostumbrado por tantos años a rebatir noticias y posturas de ideología extrema.
Se llevó la espesa, la amarga e insufrible bilis a otros sumideros. Allá levantó el brazo y tiró de puñetazos al espejo en que se reflejaba la oscuridad de su futuro.
Lo expulsaron del trabajo. Lo secuestraron cuando vagabundo y se lo llevaron a un sótano para experimentar con las bodegas de su pensamiento.
Allí lo vaciaron de toda memoria, de todo recuerdo. De allí salió sin habla y sin rencor.
De su yo no quedó ni la sílaba en un escupitajo de quienes habían experimentado
en los bajos fondos de su mente.


Aturdido de sueños

Imagen
Se me ha desbaratado el creer. Ha ido a colmar los huecos entre el lodo y el hocico de los marranos. De allá es que llega el tufo que obliga a cerrar las puertas, las ventanas y a desdoblar recordatorios que habían quedado metidos entre las hojas de varios libros. Increíble me ha parecido tener entre los dedos una servilleta con el par de labios estampados: un beso en color magenta, ya seco por tantos años de olvido, y debajo una frase que decía la hora y el lugar para vernos ese día; está también la tira de papel amate con sus colores figurando nubes y montañas, y no acabo de recordar cómo fue que llegó a permanecer tanto tiempo entre las páginas de Cien años de soledad; están otras formas y otros mensajes que dejo estar sobre la superficie astillada del escritorio, junto a páginas con anotaciones.
Aturdido de sueños, coloco los audífonos y abro una página musical en youtube. Quiero quitarme de la cabeza la imagen de ese circo al que habían llegado los payasos con ametralladoras y ha…

Sin miedo y sin prisa

Imagen
La pregunta apareció, y desapareció a las pocas horas. Volvió a aparecer, y se mantuvo  sonando en mi cabeza todo un día, y dejó de escucharse en la mañana siguiente.
Pasaron algunas semanas, hasta varios meses, y la pregunta volvió a entrar en mi cabeza. Desde entonces, es una pregunta que ocupa todo el espacio de mi cuerpo. Cualquier cosa que haga, sea en público o en privado, la pregunta suena y sacude todo eso en lo que había estado pensando.
            Podrá parecer esto la historia de la pregunta intransigente, y lo sería si yo no hubiera renunciado a contar sobre todas las cosas raras que le suceden a mi mano izquierda. Lo cierto es que, antes bien, en la respuesta estaría latiendo la historia, y sería una historia en la que ni siquiera estaría la sombra de todas las cosas raras que le ocurren a mi mano izquierda.
            Es tan extraño escuchar la pregunta teniendo el pincel en la mano izquierda, es tan insignificante el aliento al momento de mirar todo eso que la mano izqui…

Hacia otra parte

Imagen
Una secuela de sueño –de otro sueño- se interpuso en el diálogo.
En éste se hablaba de un viaje a Piedras Negras
De retenes y de amenazas de muerte.
En la secuela de sueño estaba otro paisaje
Otra ciudad que había sido abandonada por todos.
Quienes hablaban estaban sentados sobre el tronco
De un árbol tirado, muy cerca de las aguas de un lago en paz.
En la ciudad del sueño las voces y los gritos habían desaparecido.
En el agua los destellos obligaban a entrecerrar los ojos.
No muy lejos de allí, estaban las garzas tristes

Y varios perros que ladraban al viento.







Cambios

Imagen
Una imagen: la confusión es nuestra realidad. Golpe sin suerte. Encarcelamiento de un día para otro. Dice el pensamiento que no había nada en la página.

Los dedos palparían el perfil perfecto del rostro. Sin nombre. Un hecho que se vuelve instante: motivo de una breve historia. Paradójicamente atemporal. En absoluto mítica ni mitológica.

Anulado queda el juicio -y el análisis- de una vez para siempre. Sin personajes la lengua toca el hueco de esa forma; circula en torno de los olvidados ritmos.



Otra época. Otra velocidad. Otros fármacos. Otros cuerpos con otras sensaciones/ Quizás.


Sin sueños que pintar ni que guardar en los surcos de tu frente.