Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

¿Qué será mañana?

Imagen
En el proscenio estaban los objetos de la obra, callados en su absoluta existencia para la mirada de los que estábamos esperando el inicio. La luz y las sombras, desde luego que estaban bien, muy bien matizadas, muy convenientes para el texto y la actuación de lo que ocurriría esa tarde.



TIXTLA, 31 de octubre.- Hacecinco semanas eranpocas las mujeres que cruzaban la puerta de metal de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, pero ahora sondecenas las que se han trasladado a sus aulas, a dormir en el suelo ycolaborar en cualquier actividad, pacífica o violenta, para la que sean requeridas. (((http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/10/31/989928)))
El viejo que había a un costado de las mujeres que estaban hablando sobre el drama de
Guerrero, no dejaba de soplarse la cara con el programa de mano, y de vez en 
vez hacía como que sacaba la flema que obturaba la respiración en su garganta.
-¿Encontraron ya los cuerpos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa? -En absoluto. -¿Crees que estén todavía viv…

De otro modo afuera

Imagen
Soñar salir del tiempo O también Salir soñar del tiempo Desprender esa punta que abre por la espalda
Pienso Es mañana Y me confunde saber que antes estaba El lugar de siempre en los ojos
Caídos de ninguna parte Los sueños y otras verdades El mundo en leves trazos Y un largo       largo   Río de luces fosforescentes

Desaprender lo que ya está muerto Dijo la voz Y fue otra vez pensar en lo que no estaba Nunca.
Cayó la voz Para siempre En lo más lejos de mí.

Desatados

Imagen
Sería una canción con las manecillas rotas y el tiempo de palabras escurriendo en todas direcciones. No habría época en sus ojos de tierra y agua, de grietas y honduras.
No estaría el canto en compases de perfección robada


Síntomas de algo que no ha sido nunca Temblor de ramas Aliento un sabor al tacto de los labios Zona libre calor de espalda y manos dedos y… muchos besos.



Abismos

Imagen
A veces tengo la tentación, o mejor, la necesidad de hablar de mí. Siempre que esto me sucede, es inevitable que piense en abismos colmados de incoherencias y estallamientos. Son días que llamaría “cioranos”, en los que no hay objetos tocados por mi sombra que no sufran el tiro de gracia.
          Esta vez la tentación se me impuso en plena madrugada, después de casi veintiuna horas de haber estado padeciendo la migraña del mes. Aturdido y debilitado me separé de la cama y busqué el frasco de los sueños. Luego de varias frescas, frías y heladas olas que acabaron ahogando el zombi que había adentro de mí, ya tendido otra vez a orillas del primer abismo, comenzó a escucharse el riachuelo de voces, el cual no dejó de atravesarme todo el cuerpo hasta llenarlo de una sensación de estanque y hojas de otoño flotantes.
          Los para qués punzaron particularmente en el cuello y en la esquina débil de mis codos. Cada voz traía su para qué y su martillito con el que quería clavar y sujetar a…

Serpiente de diamantes

Imagen
Filos de montañas en la noche
y la sensación de que todo desaparecerá.
                                 Desconcierto.
                         Manchas de sangre en la mente.
                                                       Memoria deslomada.
En los periódicos las muertes resbalaban por la pertinaz lluvia de cilios verdes.
                                  Figuras rotas: muchas otras desapariciones.
                                     Otro día. Otra tarde. Otra noche.
Antes o después volvió a surgir la imagen:
                                         una serpiente de diamantes
                                             rompiéndose
                                                    rompiéndose
                                                               rompiéndose.
Ya no más serpiente emplumada
                                           Ni águila ni lagunas pletóricas de vida.
                                                       Fosas clandestinas.
                                    …