Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Vano y polvo

Imagen
El dudar en que algunas voces expresaban sus pensamientos, me hacían pensar que todo eso era incierto, o que era nada más que la permanencia de un juego absurdo con el que buscaban conseguir algo; el aprecio, quizás, la compasión o algo mucho más difícil de establecer.
Y ahora heme aquí, también, queriendo fijar las dudas que tallaron la piel de mis redes cerebrales, para decir algo tan simple de expresarlo pero tan díficil de creer. Hablo de una sensación que me apareció tan de repente y que hizo que me sintiera puerta tirada. Es una imagen absurda, ésta que acabo de echar al viento, pero es que, hasta este momento, es la única que me ayuda a decir el grandísimo vacío que me nació repentinamente en todo el cuerpo.
Estaba leyendo After dark, de Haruki Murakami, estaba en la parte donde se nos da a saber de los dos meses que lleva durmiendo, sin parar, Eri Asai, cuando todo el cuerpo se abrió y me vi en una realidad sin tiempo. De pronto caí en la cuenta de que yo podía existir como un …

Poesía cuántica

Imagen
... Escribo poesía cuántica. “¿Qué cosa es eso?” Cuestionó el periodista ante tus gafas llenas de rebrillos y de imágenes rompiéndose en el marco de carey –esto lo sabes porque lo acabas de mirar en el video en que grabaron la entrevista. De memoria citaste los versos todavía no publicados y que ayudaban a ejemplificar la idea. Dijiste: Todo lo que soy Nació en el siglo XX… “El primer verso ofrece las líneas de un fantasma –concepto clave para ilustrar la idea de los mundos paralelos invisibles, intangibles; el siguiente verso lleva la cristalización hasta lo evidente: una época, un siglo que acaba de fenecer.” Comentaste. 
Ahora sabes que eso no fue lo que realmente hubieras querido decir. Tampoco estás satisfecho con la manera en que hablaste para el ojo de la cámara, ni mucho menos te agrada escuchar tu voz. Mejor habría sido darles mis pensamientos por escrito. En ellos mi voz no puede ser escuchada. Continuaste citando el poema inédito: Todo lo que soy Dejó de ser en el siglo XX… “De nu…

Casi feliz

Imagen
O           o          o          o          O



Me preguntaron que si te conocía. Lo hicieron mostrando una imagen tuya. En ella apareces sonriendo y con una taza diminuta muy cerca de tu cara. Recuerdo muy bien el día, y hasta la hora, en que te tomaron esa foto. Estabas contenta, casi feliz por estar donde estabas. Me preguntaron que si te conocía. Lo hicieron como si yo fuera un viejo conocido de ellos.  Era una pregunta tan normal, en términos de comunicación; tan familiar, en términos de estilo. No había nada de intimidatorio. No había nada que me hiciera sentir que estaba siendo interrogado. Sé que no querían que les diera ninguna información precisa acerca de tu persona. No les dije nada. Preferí pasear los ojos en otros paisajes, tratando así de alejarme de cualquier otra cuestión que me hiciera perder la calma y la cordura. De hecho, preferí escuchar música (((The Glitch Mob))) y cerrar los ojos. Esto hice, antes de que se me punzara la membrana con esta otra cuestión: ¿Qué haces …

desde el otro lado del canal

suponiendo que estás de vacaciones y

que a veces te anima estar en los extravíos de la palabra

atorada en textualidades,

te dejo aquí, entonces,  el link de un trabajo que me fue publicado recientemente, donde leerás la otra realidad en que a veces me veo trabajando:


http://sincronia.cucsh.udg.mx/pdf/2014/bocanegra_65-66.pdf
ojalá te sea leve el extravío,
saludos

El viaje

Imagen
Esperaba. Esperaba. Ya estaría llegando a sus labios la palabra en que estaría escondida  toda la belleza de la vida. Mientras tanto, podía quedarse durante horas contemplando el cielo a través de la ventana. Podía escuchar el ruido de las hojas arrastrándose en el pavimento. Una hora seguía a otro día, y otro día era como el momento aquel  en que se quedó dormido  soñando adentro del autobús que lo llevó hasta el fondo de la noche. Ya no era el muchacho que fue y que ignoraba el paso de las horas  y de los años. Tampoco era el otro que despertó en la madrugada,  después de un largo y obscuro viaje en el autobús de playa. ¿Cuántas horas tuvieron que pasar para despertar  y saber que estaría extraviado para siempre? Hoy es tarde, y sigue esperando a que ocurra el milagro.
Una palabra. Solo espera eso. Una palabra.