Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Casi un día

Amanece. Te levantas, sientes la suavidad de la luz y el peso de las sombras; sonríes, mirando por la ventana adonde están las jacarandas colmadas de flores lilas, maravillado de saberte vivo. Pero ocurre que ese  mismo día, en los momentos previos a acostarte, mientras vas quitando los calcetines, experimentas el peso de no haber resuelto el problema que surgió en la tarde. Oyes todavía, como si estuviera a un lado de tu oreja, la voz del jefe gritando, reclamándote sobre el asunto que el  señor Jiménez había presentado la semana pasada. Con mucha rabia, como si en ese instante se fuera el asunto del señor Jiménez, tiras el pantalón hacia donde está la silla y ves cómo resbala y queda hecho un bulto, y sientes que en ese bulto ha quedado encerrado el día entero, vacío y sucio, gastado inútilmente como tus viejas botas.

La cuestión

A partir de ahora no habrá archivo. Si existe el fondo para la memoria posible, podrá ocurrir más en el sentido de la aparición que en el de la evocación. Increíble será escribir para tratar de borrar las nubes que llenan de estupor el pensamiento. 
Surgiría la cuestión fuerte que hace pensar en el antes y en el después de esa hora de poderosas dudas. En la cuestión ya estará apareciendo lo que antes habrá sido tan sólo una figura del pensamiento que jugaba con fuego pero sin haberse atrevido nunca a más. Juego divertido que hacía caer perfectamente en los campos del divertimento superficial, aunque ameno para pasar el tiempo detrás de una ventana llena con todo el afuera colmado de cuerpos ejemplares, o bien, cuerpos para hacer ideas fenoménicas. 
((( Me parece que la fenomenología ejerce una gran fascinación para hacer sombras en los muros de otros dédalos; sombras que no van más allá de la pantalla interna del pensamiento, aunque a veces parezca que están precisamente en el ensayo o …

De lo lejos

ya lo lejos se ha ido y ha quedado un cofre

lleno de nada

se ha ido en el último traje de los buenos días

de las buenas tardes

y el hasta pronto incierto

jamás resuelto en las lindes de lo verdadero

hoy el aquí es un ahora suave y callado

pleno de hojas verdes

con un tronco que recuerda eternidad

con un ahora que no extrañará jamás

ni el ayer ni el día siguiente

ya lo lejos se ha ido

se ha ido

ido

ido

lejos

Entre cielo y tierra

Una piedra entre cielo y tierra. A veces el colorido abundante de las aves El agua secándose a veces  en la herida.
El ensueño debajo de la piedra Como una sombra helada el mar de aves Como un altercado de horas Como si en ese entonces todo se iluminara.
Lodo que fue polvo antes de la noche. Aroma seco de árboles sin fruta. Un viento / una flama que atiza el recuerdo Y la aurora de guitarras quemadas en los dedos.