Entradas

Mostrando entradas de 2014

Noche vieja

Imagen
“La primera vez que fui tumbado por ginebra, tenía trece años. Ya cuando era mayor de edad, las manos me temblaban todo el tiempo. No había duda en lo que me había convertido. Después llegaron las noches del delirio, los golpes en la cabeza contra las puertas del infierno; además, por tantas trifulcas en horas de madrugada y con nadie para levantar al casi cadáver en la esquina de algún barecito, era necesario evitar los espejos. Realmente era aterrador no saber quien estaba allí: mirando al fantasma que yacía flotando en la penumbra.
“Alguna vez tuve amigos. Alguna vez sentí las caricias del amor y del sexo muy temprano en la mañana. Alguna vez creí que la vida era lo más hermoso que habían mis manos y mis labios / Después, no.
“A mi mejor amigo le cortaron la garganta en un bar de Tijuana… (((No me preguntes cómo supe lo que sucedió aquella noche:  “Estaba matando el tiempo con un vaso de tequila; esperaba a que el pollero llegara. Los viejos lobos del bar ya sospechaban qué hacía mi…

Entradas y salidas

Imagen
Tres vías, de entrada. Tres rutas probables para ensayar ante esa figura que se ha hecho cuestionable, o si se prefiere, que ha sido convertida en figura de malas –aunque ricas- interpretaciones.  Estoy pensando en el ser que se asume como artista.
Al hablar de rutas lo propongo con la intención de insinuar más una cierta dirección que un camino, más un proceso y procedimiento que un producto. Cualquier pretexto o aclaración circunlocutoria sería como sacrificar inútilemente este espacio y este tiempo de lectores –alucinados para mi gusto espectral.
          Primera ruta: existen los artistas que crean creyendo –convencidos- en la existencia de la primera vez. En este sentido, bien podría pensarse en un plano de inmanencia, al modo conceptual en que lo plantearon Gilles Deleuze y Felix Guattari (¿Qué es la filosofía?)  Creencia propia de una época o de una edad alimentada con la idea de la posibilidad de hacer lo nunca antes visto, lo nunca antes tocado, lo nunca antes pensado, lo nun…

FEW WORDS

Imagen
Fast fast fast Cheap cheap Sex



Los humanos viven ahora de lleno entregados a la pura actividad psíquica, cognitiva. Son grandes potencias reflexivas (José Luis Brea. Cultura_Ram)
ETC. ETC. ETC.





SEX and SEX and SEX FAST FAST and CHEAP
On the opposite pavement a middle-aged Asian was down on his knees, trying to steady himself against a vandalized parking meter. A thin-faced youth in a St George´s shirt danced around him, feinting and kicking as if he was taking a series of penalties, cheering and raising his hands each time he scored.(KINGDOM COME: A NOVEL. G.J. Ballard)
I am not fast I have always sex I am not cheap
(((Lady G.)))


Callada

Imagen
Oscilo íntegro en el fondo de esta hora Y luego / Pasa el humo del cigarrillo como un hilo Esotérica es la escritura hecha con este humo De azulenco a gris Y entonces/ Reverbera la tarde en el espejo Y tú / Quieta, callada
Tal vez hasta aturdida.

Lugar equivocado

Imagen
Suponía que lo cantado aquella noche
No era para ser hecho eco en la memoria.
Inevitable fue / más que sorprendente
Saber que habían puesto las mismas palabras
En otra tesitura y en otro ritmo.
Peor todavía: en lugar equivocado.
Me ha entristecido el rostro de esa melodía.
Pero al recordarlo, otra inesperada emoción fue:
Más fuerte y violenta que aquella otra

Que en horas oscuras había imaginado.

Kaleidoscopio

Imagen
Anclados en la sombra, quietos detrás de la ventana, sin más voz que la que acontecía en el magín; llenos de inquietud en el fondo de los párpados, vacíos de interés para lo que restaba de otro día, cada cual con su enigma haciendo y deshaciendo figuritas en su mente, asomando el ojo hacia el fondo de la ventana y regresándolo envuelto, frío para calentarlo con la bolsa de los párpados.
Amorli hacía y deshacía la boca de Ofelia.
Equistrá dibujaba y desdibujaba el cuerpo de la mujer que había conocido en un sueño.
Kaleidoscopio del vacío, ambos lo creaban y lo destruían. Desconectados del mundo de las cosas firmes, reventaban el aliento con suspiros.
Las figuritas se quebraron y regresaron al lugar donde se encontraban la boca, la mano, los ojos, allí adentro, mientras Amorli palparía esos labios mojados de Ofelia, en los que reviviría el primer beso y recordaría la primera sonrisa, y algunas vagas palabras. Equistrá cambiaría el color de las manos, el tamaño, la forma de los dedos, la …

Soledades

Imagen
S I L E N C I O

Y

Era la asfixia de las tres botellas de whisky Cada semana Era el asco de tantos cigarrillos y los cinco litros De cerveza oscura a media tarde Era la hora de sonreír en la madrugada 
Con nadie al lado de la cama Era doblarse de asco en plena mañana Y elevar la cara al cielo 
Con ninguna fe Era caerse de cansancio 
A las tres en punto Era sacudir el polvo de los libros Ya tendidos bajo las nubes Y dormir sin cielo Era mirar la historia De esa película con sexo a todas horas Era morir 
Con todo el cuerpo lleno de agujeros
Desangrándose 
Ajeno al vivir 
De todos los días.
A B I S M O



Nunca sepultado

Imagen
Si te contara, Libre, lo que no deja de ocurrirme a cada hora, es probable que te diera una risa de incredulidad, una risa como aquellas que empachan el ánimo y nos dejan con náuseas por mucho tiempo. Si te contara cómo ha venido deshaciéndose  la sombra de los dichosos días en que iba crédulo por el mundo de las promesas, si te lo confiara con todos sus detalles, acabarías loco de pena.
En otra época me habría ido por las calles con el mejor pensamiento acariciado por todas mis deudas. Pero hoy no hay más calles que me quiten la inquietud, tampoco hay pensamientos que me hagan sentir deudor de nadie. Hoy, por el contrario, lo que asoma en el desierto de mis labios es el nunca de otras veces guardado en secreto, es, incluso, el nunca que yo había creído sepultado.
Así a veces me ha sucedido, que lo mejor se trueca en una ignominia que estalla dentro de mis huesos, y no hay ventana abierta para extraviarme, no hay infinito que deshaga el límite de los dedos en que casi siempre se diluy…

Derramado en otro tiempo

Imagen
Para quien habla en el ruido sintiendo el peso del vacío en sus hombros; para quien se mira en el espejo y tira un escupitajo contra el rostro suyo; para quien se ahorca en las ramas del yo y muere lejos; ¿hay algo más que la verdad fingida, hay algo más que el horror de estar de pie cada mañana y cada tarde y cada noche; hay algo más que salir y cerrar la puerta, todos los días a la misma hora? Los ruidos como la tarde, la grieta como la araña adentro, y la luz que se ha derrumbado en el otro extremo del suicida que cuelga, que chorrean los pies en otro tiempo sin palabras.
¿Es así que se ha olvidado el rostro en el espejo, que se ha destruido la sensación de estar enfermo, que se ha dejado para siempre el insomnio, que se han perdido para siempre todos los días
de la misma hora en que se iba y cerraba la puerta…?


¿Qué será mañana?

Imagen
En el proscenio estaban los objetos de la obra, callados en su absoluta existencia para la mirada de los que estábamos esperando el inicio. La luz y las sombras, desde luego que estaban bien, muy bien matizadas, muy convenientes para el texto y la actuación de lo que ocurriría esa tarde.



TIXTLA, 31 de octubre.- Hacecinco semanas eranpocas las mujeres que cruzaban la puerta de metal de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, pero ahora sondecenas las que se han trasladado a sus aulas, a dormir en el suelo ycolaborar en cualquier actividad, pacífica o violenta, para la que sean requeridas. (((http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/10/31/989928)))
El viejo que había a un costado de las mujeres que estaban hablando sobre el drama de
Guerrero, no dejaba de soplarse la cara con el programa de mano, y de vez en 
vez hacía como que sacaba la flema que obturaba la respiración en su garganta.
-¿Encontraron ya los cuerpos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa? -En absoluto. -¿Crees que estén todavía viv…

De otro modo afuera

Imagen
Soñar salir del tiempo O también Salir soñar del tiempo Desprender esa punta que abre por la espalda
Pienso Es mañana Y me confunde saber que antes estaba El lugar de siempre en los ojos
Caídos de ninguna parte Los sueños y otras verdades El mundo en leves trazos Y un largo       largo   Río de luces fosforescentes

Desaprender lo que ya está muerto Dijo la voz Y fue otra vez pensar en lo que no estaba Nunca.
Cayó la voz Para siempre En lo más lejos de mí.

Desatados

Imagen
Sería una canción con las manecillas rotas y el tiempo de palabras escurriendo en todas direcciones. No habría época en sus ojos de tierra y agua, de grietas y honduras.
No estaría el canto en compases de perfección robada


Síntomas de algo que no ha sido nunca Temblor de ramas Aliento un sabor al tacto de los labios Zona libre calor de espalda y manos dedos y… muchos besos.



Abismos

Imagen
A veces tengo la tentación, o mejor, la necesidad de hablar de mí. Siempre que esto me sucede, es inevitable que piense en abismos colmados de incoherencias y estallamientos. Son días que llamaría “cioranos”, en los que no hay objetos tocados por mi sombra que no sufran el tiro de gracia.
          Esta vez la tentación se me impuso en plena madrugada, después de casi veintiuna horas de haber estado padeciendo la migraña del mes. Aturdido y debilitado me separé de la cama y busqué el frasco de los sueños. Luego de varias frescas, frías y heladas olas que acabaron ahogando el zombi que había adentro de mí, ya tendido otra vez a orillas del primer abismo, comenzó a escucharse el riachuelo de voces, el cual no dejó de atravesarme todo el cuerpo hasta llenarlo de una sensación de estanque y hojas de otoño flotantes.
          Los para qués punzaron particularmente en el cuello y en la esquina débil de mis codos. Cada voz traía su para qué y su martillito con el que quería clavar y sujetar a…

Serpiente de diamantes

Imagen
Filos de montañas en la noche
y la sensación de que todo desaparecerá.
                                 Desconcierto.
                         Manchas de sangre en la mente.
                                                       Memoria deslomada.
En los periódicos las muertes resbalaban por la pertinaz lluvia de cilios verdes.
                                  Figuras rotas: muchas otras desapariciones.
                                     Otro día. Otra tarde. Otra noche.
Antes o después volvió a surgir la imagen:
                                         una serpiente de diamantes
                                             rompiéndose
                                                    rompiéndose
                                                               rompiéndose.
Ya no más serpiente emplumada
                                           Ni águila ni lagunas pletóricas de vida.
                                                       Fosas clandestinas.
                                    …