Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

A veces es mejor dejarlo

Imagen
Uno se va haciendo hilachas
O polvo en los cajones de la historia.
Uno se queda enloquecido por los siglos de los siglos
Que aún están por venir.

Uno es como un verbo raspando o incinerándose
En múltiples sustantivos. Mientras por otro lado,
El cuerpo de los días y de las noches se desparrama
Y se rompe en explosiones breves.

Se divide otro momento
Y otro instante hasta quedar sumido
En susurros, en variados juegos
Que acaban como en eso.

Pensándolo mejor, uno va acoplándose
A los vacíos de verdad.
Son vacíos como de un cristal que se hunde y hace
Que todo lo podrido desaparezca,
A veces.

Hablaría de siempre.

Mujer - mariposa

NO SI NO SI 

                                      NO SI NO SI NO


AIRE DETENIDO. COLOR Y SILENCIO


) ) )        ( ( ( ( ( 
Esa mujer parece una mariposa.
Con brazos de bailarina extiende
el abanico de su falda de colores.
Es una quieta mariposa que atisba
las uñas de los pies.

AIRE DETENIDO. COLOR Y SILENCIO .
No provoca sombras ni reflejos la figura.
Se mantiene en toda su esbeltez
la bailarina que parece una mariposa.
Parece estar dormida.
El rostro, coronado con una espesa cabellera bruna,
lo dirige hacia el ala de la falda.
Al fondo está el mar del eterno movimiento.
Pero es un mar que ha sido detenido
para no amedrentar a la mariposa.
Las piernas de la mujer no muestran cansancio.

Acontecimiento inevitable

Imagen
Cuerpo intangible que se desplaza en las ventanillas que existen en la vida. Energía que es materia. Lo informe generando formas que se deforman. Degeneración,                             ataxia,                                               vapores tóxicos.
Los hilos de los hilos que otra araña teje como el dios que en otros hombres tejió la formidable vida.
Otra razón para que la palabra fluya en el reflujo de la lengua. Permanente movimiento reciclando la nada eterna.                               ¿La nada eterna?                                          La vida.                              La informe vida que se va provocando                                           en palingenesias  desencarnadas. Acontecimiento inevitable:
                                              la muerte.


Dijeron los muertos

Imagen
Débiles insaciables
                             Frágiles enfermizos
                                                       Vulnerables
                                                        Irascibles

Como una pintura nos iremos borrando

Dicen / dijeron los muertos:
“Tírese la llave
Rómpase la cerradura
Tumben todas las puertas
Dejen libre el humor y la risa".

¿A dónde hemos llegado
Hasta dónde nos llevará
Lo incierto
Lo amargo y triste?

Como una pintura nos iremos borrando

Dicen / dijeron los muertos:
“Se acabó la tierra de los cantos

Ajeno a todos los instantes

Imagen
A veces era más piedra que agua, más línea que punto.
¿A dónde ir así, con ese fardo arrastrándose en la sombra?
La tentación entonces, tan cerca, lo hacía caer en diminutas gotas.
Lo increíble estaba en eso mismo, de la gota y el golpe de piedras,
De la celda en que los ojos aborrecían hasta el ventanuco,
El ácido por donde el cielo se diluía en las pestañas.
La tentación, el deseo de borrarse en lodos la cara, tirarse al océano,
Llenarse la boca de puntos y chorrear brumas
De lo que habían sido deseos, tentaciones de la carne.

Parar en el lugar menos pensado:
Obscuridad plena, aturdante.
Resbalar o desbaratarse en lodazales.
Pero sin llanto, sin burdos escupitajos 
Ni gemidos que hicieran creer en lo que era mejor
Dejarlo irse hasta el olvido.
Sólo así, solo en el olvido, el agua volvería a ser lo más suave de la vida,
La piedra, aspereza y dureza de ser en lo más cierto de los días,
Y los puntos y las líneas y todo

De un lado a otro

Imagen
De un lado a otro, la caída fracturaba el límite.
Podía caer en el lado que buscaba,
y podía creer que lo había encontrado.
Así estaría, pensando y creyendo que estaba allí.
O bien, se divertía cambiando el acento a las palabras.
Hacía de las graves, esdrújulas, o agudas;
de las agudas, esdrújulas. Y luego ya no estaba seguro
de nada.
                                                            ¡Dénada!

                                                                    ¿De nadá?


Era divertido acabar con la lengua llena de hiatos.
Podridá de faltas, 

y sínembargo llena, enterá 

en horrisonós y cacofónias 

desde luego. 

Luego desdé- ese ínstante:


Era seguro que vendrían locas pinturas,
sueños mudos, y besaría labios
con la misma facilidad en que desbaratan 
nubes los montes.

Un día sin ventanas

Imagen
Había sido un día sin ventanas para huir con la mirada. Ni para respirar a todo pulmón. Detrás, en Grand Avenue, la fila de carros era grande, y delante, había no más de ocho coches.
Estábamos detenidos por el rojo del semáforo. Eran casi las seis de la tarde. Era viernes y la tarde estaba lívida bajo un cielo agonizante que asomaba sobre el elevado freeway de la 35. Estaba en el ensueño del cansancio, con la mirada perdida en el parabrisas y oyendo música del radio.
Como ocurre en la vida cruda, delante de mis ojos vi una silueta adentro del coche que levantaba el brazo derecho y que lo doblaba lentamente. Como sin creer lo que miraban mis ojos, reconocí que en la mano de ese brazo había una pistola, ¿un revólver?, y entonces, ahora sí con la realidad adentro de mis oídos, la detonación ocurrió.
Hubo un grito, y otro grito, y varias puertas de varios carros fueron abiertas, y varios de sus ocupantes fueron hacia donde había ocurrido el disparo.
Para ese entonces, el semáforo se había …

De la complicación

Imagen
Deshecho el círculo, inútil era continuar buscando el centro.

El sonido sale y entra; viaja más lento que la luz. Mientras tanto, todo quieto en el silencio. La mirada, el ser que se expande para otros ojos. Invisible el centro, el círculo, la mirada. Complicar la regla no por casualidad, no por accidente. En silencio, no dudar de la existencia de los extraños pensamientos. Son seres que van y vienen a la luz de las estrellas.  La complicación es inútil y más compleja de lo estrictamente necesario.  Una fuga de Max Reger, un lujo de sobrecargas arbitrarias y gratuitas, una profusión de falsos problemas, un embrollo provocado por el fraude y agravado por el malentendido.  Y después de todo esto, reventar con Diamanda Galás. Bajo una sombra y atadas las manos con el lazo humano de la complicación.