Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Sombras fieras

Imagen
Me hablan de Lady Gaga en la red: que si gorda / que si se ha vuelto rapera, y aparece ella sobre una taza, desnuda mirando hacia la lente de la cámara / con un cigarrillo entre los dedos y como fuera de ella misma.
Después veo un video en la red en el que aparecen policías españoles golpeando a manifestantes españoles. Escucho los gritos de la multitud enardecida. Percibo la confusión, el humo de los petardos en la noche, las voces que gritan: Asesinos / y otros adjetivos que no tocan la sombra negra de los policías en las calles y avenidas de Madrid.
Veo a las fieras uniformadas persiguiendo en los andenes de una estación de tren; amagando, amenazando, intimidando, tirando manotazos al camarógrafo, zarandeando a tantos otros que no son manifestantes. Y un hombre sentado que grita: Vergüenza, al tiempo que protege a otro y a quien también golpean las sombras fieras.
Siento las punzadas en el pecho por las balas de goma. Me duelen las patadas en la cabeza. Las piernas. Qué dolor en la bo…

Suerte negra

Imagen
En la calle el ruido carcomía la calma y adormecía el pensamiento. Como un tumulto de láminas cayendo era todo eso que  destrozaba el vidrio limpio de la mañana. Mala idea, quizá, fue meterte a vendedor de enciclopedias en un tiempo abigarrado y descompuesto por el veneno diario de la angurria y el despojo. Pero allí ibas con el maletín negro, descarapelado en sus filos, llenándote la cabeza con historias del mejor azar.
Antes de pulsar el timbre en la casona que prometía suerte, limpiaste la frente y secaste el sudor con un sucio pañuelo anaranjado. Enseguida, ante el imaginario espejo arreglaste las puntas de la camisa, apretaste el nudo de la corbata y esperaste a que la mujer de tus sueños abriera la vieja puerta de madera.
Fue hasta después del tercer timbrazo que se abrió el portón;  pero no apareció la mujer de tus sueños sino un viejo con el pijama puesto y con unas gafas negras que le cubrían hasta media cara; la otra mitad estaba poblada por una barba grisácea que le llegaba …

Oscuros corredores

Imagen
El isco de uvas negras entrampado con gusto a muchorilla

Pero un poco antes el soneto áspero de místicos orantes

Estalló en las membranas de la esfera.

Después fue suave lima en los labios

Sacariciando tanta molécula con el jugo seco

Estilando en toda la piel de ambas partes

Con puntos quemados ardiendo 
Y sumas de párpados hasta el amanecer


Hasta más no comprender cómo fue ese gesto y esa voz

Esa palabra fácilmente pronunciada entre sucios pensamientos.


Fue otro lenguaje

Otra sensación
Otro hueco listo para llenarlo de temblores.



El isco y el gusto a muchorilla continuaron
En la esfera rota de oscuros corredores.






Una palabra

Imagen
Ni ceguera ni olvido, sino un soplo de miedo.
Como si todo el cuerpo una palabra
O un estrujamiento de sombras.

Como si el verse un poco fuera
El despertar completo y entender
Casi entender la insinuación de lo que puso
De lo que había puesto
Sin serlo en la piel.

Un estrujamiento de sombras,
Una punzada que enferma,
Todo ese no estar y vivir,
Todo ese no ser y alcanzar
Un soplo de miedo
Una descarga filamentosa y en fuga
Una garganta rota
Quebrada en los filos. 







Encserradros

Imagen
¿La verdad te hace más libre?
¿Cuál verdad?
¿Cómo es esa verdad?
¿De qué modo surgió esa verdad? )))))
INTERROGACIONES
Vapores que se adhieren a muros cerebrales. ::::::
Y vuelve otra vez la cantaleta de las épocas doradas, Del pasado glorioso.
(((Siempre fue mejor cuando::::::
Truenan los timbales para dar paso / una vez más Como si de una reina de carnaval se tratara, A la verdad.
(((Confetis. Lluvia de colores / / / /
Junto con ella vienen los bufones, los arlequines Y una hilera de perros bravos que cuidan que nadie / una vez más Ose  soltar insultos o se atreva a cantar / En otro Tempo y Modo Sin que antes lo quiera y lo decida la reina de la verdad / S.A. de C.V.
La verdad. El conocimiento de la verdad. ¿Será cierto que la verdad es que no hay verdad?
/Una vez más INTERROGACIÓN.
Y luego del carnaval Vapores que se adhieren a muros cerebrales. :::::::::::::::::::::::::::::::::::
Mascarada.
ONGs y otras de otra índole. ¿La verdad?

Infinitivos

Imagen
Calmar.
(((Un ruido como de olas… Un mismo cuadro. La película repitiendo el fondo:
Música de eterna luz.
Repetir.
(((No hay razón para esconder… Un mismo sueño. El poema adentro de las venas.
El poema… el poema… el poema…
(((Un frasco lleno de colores.
Burbujas y estallidos en el plexus.

Encerrar.
(((El color del mismo cuadro… La música en el fondo
Y las luciérnagas. Y la falsa espuma del ahogado.







A diario

Imagen
Saliste por salir de casa. No había sol a esa hora de la tarde. Estaban los mismos postes amarillos, viejos postes de semáforo, atorando o dejando ir a los peatones y a los coches con sus personajes encerrados en su sombra. Llegaste a esa esquina donde alguna vez hubo una cafetería y donde alguna vez habías entrado y bebido un americano sin azúcar; donde sin decidirlo tú, habías estado yendo y viniendo por los constantes paseos de la muchacha que atendía las pocas mesas del lugar, y donde después de mucho vaivén terminaste siendo hipnotizado por esa danza de tacones y vasos temblorosos, terminaste siendo ajeno a tus propios pensamientos y a tu propio cuerpo. Fue esa tarde, adentro de ese cafetín que ahora ya no existe y que se llamaba Tierra de Nadie, cuando fumabas el cigarrillo sin filtro junto a la segunda taza de un expresso tibio y ácido, que meditaste sobre la ruta de escribir ciertas crónicas en que estaría presente la desaparición y la decadencia de vivir en esa ciudad de tus …

Todo esto y más

Imagen
To hide myself away like a secret in a sleep of lambs and of vine-cuttings L´art poétique Ingrid Jonker

Ya descubrieron que eres sordo Y daltónico
Ya vieron cómo vives colgado Horas enteras de un signo
Lo que no saben es que vuelas Cubierto de arañas
Nada saben de tus instantes Colmados de humo
Jamás escucharán estas voces Enloquecidas que trepanan
Que acaban tirándote en sombras De helada víscera
Todo esto y más Ignoran
Todo esto y más Hasta de ti mismo se esconde.


Para nada y para nadie

Imagen
Despellejar el ego en un gesto de abierta alegría.
Desvelar el rostro, la carne.
Hacer del yo todo el juego de los sujetos sin historia.
Romper la puerta que separa el adentro de todos ellos.
Ingresar en el corazón y hacer llover la sangre entera
                                                              de los sueños,
y establecer una nueva escena 

con todos los actores llevándose lo nuestro, 

lo de ellos; hasta convertirlo en polvo de otras carnes 

                                                  desveladas. 
Para nada y para nadie.













De otro momento

Imagen
En otra parte abajo, pero cierto por su invisible fortuna de estar:
como el viento.
El viento que había sido sensación puntual y extendida:
plenitud de lo que fue inesperado
en la incredulidad de estar sin saber más de lo que había en el rostro.

El día y la noche como el silencio y el ruido:
lo sucio a plena luz y el brillo en la oscura sala:
deshabitada o llena de fantasmas:
de seres que jugaban a estar 
con la luz de la mirada.








Seres que eran como estar sin estar
en la superfice de los dedos en que otro juego estaba aconteciendo
presente como el silencio y la oscuridad:
como esa sensación que acaece en el poro abierto y lleno de otra luz
en que agrieta la garganta y el pecho tiembla hasta romperse.






El día y la noche como el silencio y el ruido
como esa sensación que vacía y llena el cuerpo
de intensos tonos a una velocidad única:
como la verdad de estar oyendo el paso de los fantasmas