Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Todo eso que va muriendo

Imagen
Hace poco más de cien años que dormí en el blanco de las hojas. Recuerdo que poco antes de cerrar los ojos de mañana, el cielo era la otra página en que soñaban los hijos del  destino con hacerse grandes, grandes como una Era o como una montaña de piedras  en los límites del abismo.
Recuerdo la orilla de agua quieta y cristalina en los labios de la sombra. Recuerdo que era un día                                              de fresca  luz                                              en las paredes,                                              de corazón de aromas y rayos perpendiculares hundiéndose en el silencio de la tierra.









Hoy despierto con los dedos arrugados del futuro; despierto henchido de prisas y colores insatisfecho, inadecuado a los renglones de la crónica; despierto ante la mirada de las puertas en que el polvo de lo cierto, de lo verdadero, de lo auténtico desaparecen.
Hoy el sueño se sacude y se limpia completito al sol. Hoy ya no dormiré más, ya no desper…

Una carta del tío Julio

Imagen
Me ha llegado una carta del  tío Julio. Dice que se le ha muerto el coraje de salir vestido con las ropas de la elegancia de otros tiempos. “Salir se me ha vuelto innecesario, Martín. Por el contrario, entrar en los maravillosos laberintos de la internet se me ha vuelto una obsesión. No tengo ya necesidad de ir al teatro y de estar mostrando mis debilidades y el desquiciamiento que me ha nacido desde que murió Leonora (su hermana ballerina, la menor de todos los hermanos de mi padre, quien fue víctima de un secuestro y, posteriormente, ejecutada con saña y tirada en una bolsa negra)”. Me cuenta que ya no habla con Hilda, su mujer de mucho años, a quien visitaba todos los domingos en su departamento de la Colonia Americana, para tratar distintos asuntos de interés mutuo. “Se me han muerto las palabras”, ha escrito el tío, “y ya no tengo la fortaleza para seguir mintiendo. En mi cabeza las puertas en que se accedía a los paisajes y a los escenarios del amor se han caído ya de viejas. Mi…

Entre la cocina y el living room

Imagen
Antes habían estado los árboles inclinados al viento fresco de la tarde. Pero otro día, en otra hora menos cerrada al punteo de las agujas del reloj, estaría mi vecino Eme G jugando en palpar las formas del decir. Luego fue tocar el acorde de otro modo. El punto era disponer, distribuir el ritmo de los ojos a la par que el mundo del afuera  se agitaba en coloraciones diminutas, leves para estilarse hasta la indefinición.
Mientras tanto, el vapor de las verduras cociéndose en la estufa eléctrica, oliendo cómo iba el paso de lo duro a lo suave en la piel de las zanahorias y las calabazas, escuchando al mismo tiempo US Royalty que flogaba lavoz y el rumbo sin brújula por otras gargantas preparadas con sofilásporas, al más puro american style. Todo esto poco antes de las tres. Todo esto después de haber leído unos cuentos de Felisberto Hernández.








En una brevedad vino luego, poco antes de las tres y media, la imagen de Sor Juana armando el soneto o la redondilla ante el plato en que rebanaba…

Airearte

Imagen
Airearte Así de cercano el horizonte Sobre todo cuando se va                               Cuando se va a quedar Tan lejos                                    Tan distante Y así como en estornudos de colores Abrirnos al azul de los agaves                                                 Susurrando                                                  Embebidos Llenos de todo eso que se va                                                Que se va quedando Hasta en un sueño                                 Que se muere a solas




Es como un decir de números y de hojas al aire O bien Quedarse quieto a orillas de una nube crepuscular Oyendo varios violines de varios conciertos
A contratiempo
                          Como ha de ser cuando todo está 


Tan lejos
                                                          Tan distante


(((ALBAN BERG
A. SCHNITTKE
U OTROS ANTERIORES A LA NOCHE
POR EJEMPLO )))





Expulsados

Imagen
Expulsados, deambulamos tocando la sombra bajo un sol que no muestra el lugar de la belleza. En este rumbo de ida y jamás de vuelta, va con nosotros Milendo Mares, quien no deja de sobar la cara para quitarse todas las comezones que se le han venido acumulando desde hace horas. Junto a él, de vez en cuando eleva la testa Musgo, el perro ñengo que se le volvió familia hace poco más de un año. Como si el hambre no  fuera ya suficiente en todos nosotros, ahora también las moscas se nos pegan y nos hacen palpar nuestra sucia suerte.             -¿Te vas a quedar dónde? –exprimió la boca Tomás a su vecino Lucas.             -¿Te has hartado de olerme o qué? –vociferó Lucas, temblando la mano sobre el cayado purépecha.             -Estoy desesperado, nada más, de pensar y no comer lo suficiente.             -Y entonces quieres cebarte el lonche a tus anchas, sin sentir pena de la presencia de mis huesos, ¿es así?             Mientras Lucas y Tomás continuaban discutiendo, Milendo Mares se puso a…

Ya otra vez

Imagen
Ya otra vez tu risa
El llanto de tu risa
Como otro canto
Otra vez

Como la aurora en el silencio

De tus ojos otra vez







Cancel de otro jardín
Noche fresca
Aroma el cuerpo de esta tierra

Húmeda
En que tú eres toda
La risa de tu boca



Ya otra vez tu ausencia de los ojos
Tu ausencia de la boca
Tu ausencia de la risa


Del silencio  lejos


Lejos de tu ausencia









Llanto por todo esto
que se derrumba
en el hueco cierto
de la boca
en que desapareces

toda sola
ya otra vez
la risa
el llanto de tu risa
el espejo roto

en pedacitos para siempre





O algo así

Imagen
Se me han averiado los conductos sinápticos o algo así. No veo nada con razones y sin ellas ni escucho nada en el silencio de los cielos de  mi alma. En sueños he llegado a experimentar la culpa                                                    adánica:
me sé perseguido por la mirada del supremo, aunque el supremo, en tales sueños, es menos que una sombra
rojiza o algo así.




Todo comenzó antes que el niño (12 años de edad) se diera un tiro en la cabeza frente al televisor.

((((((¿Qué miraba el niño cuando se quitó la vida? ((((((¿Qué pensaba el niño cuando se disparó con el arma del abuelo?

El colmo fue saber que UK enviaría un buque de guerra hacia esas tierras del océano, muy cercanas al país donde  el niño se quitó la vida frente al televisor o algo así.




Entre el antes o el después se me ha puesto todo en un desorden de tragedias simultáneas, y siempre sin contar todo aquello que se me fue en el desconocimiento o algo así.
Sin ir más lejos, ayer tuve noticia
de más cuerpo…

Antes y después de Ofelia

Imagen
Cerramos los ojos y escuchamos la música concreta de Pierre Henry.






La sesión ocurrió de madrugada. Fue en agosto del año 2006. Estábamos en el departamento de  Horacio Bustos. Él era el experto en música concreta. Todo lo había dispuesto de una manera muy sugerente. Toda la sala estaba a media luz y nosotros estábamos tirados en tapetes que, aunque no eran persas, ayudaron a mantenernos quietos y concentrados en cada uno de los ciclos sonoros.             Lucrecia se acercó a Julio y le murmuró algunas cosas al oído. Éste reaccionó con otros comentarios. Héctor se levantó y fue al sanitario. Mientras tanto, Horacio y su compañera Ofelia estaban manipulando los aparatos y proyectando imágenes en el cielo raso y en los otros muros. Después de haber escuchado a Pierre Henry, comenzó a sonar Schaeffer.


            Me ha comunicado Horacio Bustos que en la última sesión se sumaron otras propuestas estéticas.
       A la música y a la actuación de textos poéticos –escribió Horacio en un e-mai…