Tarde Concha








Después de presenciar la muerte,
He vuelto a presenciar la vida.
He visto la risa negra
De los párpados atentos al silencio.
He tocado el lodo rojo
En que asquiles elevaron el canto
De los poros abiertos al sepulcro.

Después de no estar en la hora
Propicia para responder a todo el recuerdo
Apresurado que hace ver la suerte
De los que fuimos un pálpito,
Un roce apenas del frescor en la inconsciencia,
Aceptamos entrar ya tarde
Al fondo de ese cuerpo yerto
Que esperó en la desesperación del último instante.

No había más que decir ni que callar abajo
De los labios cerrados para siempre.
No había más que indagar ni que creer sobre
El ojo espeso de sombras,
De arena y vidrio ennegrecido por las palas
De lluvia y lágrimas que encontraron
El quieto gesto de la muerte.

Después de no ir hacia otras partes,
Flotando apenas con el maxilar helado,
Un poco de sueño se fue metiendo
En los huesos del cuerpo irreconocible,
Desatento ya:
Para pensar en verdades,
Para escoger el color de las ropas de otro día
O para dividir las horas en intermitentes vacuidades.

Ahora el ojo se ha hundido en otras aguas,
En otro lado menos negro que el golpe
Que llevó la belleza al pensamiento
De su derrota y sus horizontes improbables
Para dibujar los contornos del último aliento
Que se asentó, tal vez, en el inconsútil ruedo
De esa tuya madrugada última.



Comentarios

  1. No poder ya "escoger el color de las ropas de otro día /O para dividir las horas en intermitentes vacuidades". No estar ya en cada instante cotidiano. Decir adiós a una parte de nuestra vida.
    Es triste tu poema, Bocanegra. Pero hermoso y dulce, como una lágrima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es triste, en efecto, Blanca. Es un poema que viene de lo más hondo en que me colocó una irreparable pérdida.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Opino como mi querida Blanca, bello pero con halo oscuro, quizá sea esa ocuridad lo que lo hace tan bello.

    Siento tu pérdida, sin duda, debió ser duro.

    besos reparadores
    Miette

    ResponderEliminar
  4. El poema triste pero desgarrador y genial. ¿De la música? Sublime. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Miette; gracias, i-La que canta con Lobos. Negrura y desgarramiento, como han de ocurrir los poemas que surgen desde lo más hondo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cuando la poesìa viene de los mas hondo es porque hay sufrimiento.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿ / ¿ / ¿ / ¿ / ¿ / ¿

Aromas