En los ojos de la tarde










 






                                      



Me esconderé en tu boca.
Cada instante untaré mis dedos
En el silencio que de madera
Nos abrazará la tarde de tu espalda.

No habrá más realidad que las cuerdas
De tus brazos adentro de mi sangre.
No habrá  dios ni nadie en su diablo
Para  quitarnos la voluntad de vivir deseando.

Juntaré la forma de tus sueños
En un cuerpo de nube y rayo
Sobre tibias puntas de temblorosa carne.

Tú  estarás para ese entonces
Con todo mi corazón lleno de cantos.
Tú estarás suave madera
Soñando en los ojos de la tarde. 




Comentarios

  1. "No habrá más realidad que las cuerda
    de tus brazos adentro de mi sangre." Muy bello Bocanegra, evocas mucha sensibilidad. Un abrazo y una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. i-La que canta con Lobos: Siempre me sorprendes dónde colocas tus subrayados. Muchas gracias por tu siempre fina y sensible lectura.

    Un abrazo con toda la tarde en los ojos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Aromas

Sombra de palabras